Sinfonía nº 1, en re mayor, “Titán” de Gustav Mahler

Gustav Mahler (1860-1911)

Gustav Mahler (1860-1911)

Escrita entre 1884 y 1888, esta obra no responde, en su redacción original, al esquema sinfónico clásico-romántico en cuatro movimientos. Mahler la llamó poema sinfónico en dos partes, que comprendían cinco tiempos. Entre los actuales primero y segundo se situaba una pieza —de aproximadamente siete minutos de duración— titulada “Blumine”, vocablo derivado de “Blume” (esto es, “flor”) y que quizá podríamos relacionado con nuestro adjetivo “florido”. Este Andante allegretto, orquestado para cuerdas y vientos, venía a hacer las veces de intermedio lírico y su “explicación” nos la da el programa descriptivo elaborado por el propio Mahler para el conjunto de la composición. En su forma primitiva, éste puede hacernos pensar en la “Pastoral” beethoveniana, a juzgar por las indicaciones de Mahler para el comienzo de la sinfonía: “Primavera sin ningún final. El comienzo describe el despertar de la naturaleza al amanecer”. Este primer movimiento, que se inicia de manera misteriosa para ir creciendo, desde un penoso “arrastrarse” (en alemán “Schelppend”) hasta la apoteosis final, introduce material procedente del ciclo de canciones Lieder eines fahrenden Gesellen, compuesto entre diciembre de 1883 y el Año Nuevo de 1885. El texto, debido al propio Mahler, se inspira en un poema del Des Knaben Wunderhorn, antología popular recopilada a comienzos del siglo XIX por Arnim y Brentano. La canción comienza con las palabras “Ging heut Morgen über’s Feld” (“Esta mañana atravesé la pradera”) y expresa la alegría exultante del joven que da los buenos días a un mundo alegre radiante, en el que sonidos y colores, pájaros y flores, cantan la belleza de la creación.

Tras el movimiento “Blumine” viene una alegre danza de campesinos, acentuada con vigor, música saludable, recia, en la que podemos escuchar el fuerte martilleo de las botas al golpear la tierra. Se ha sugerido que la sección central, el trío en forma de Ländler, podría evocar la danza más suave de los campesinos con las muchachas. Hasta aquí, la sinfonía mahleriana guarda cierta similitud “programática” con la Sexta de Beethoven. Pero, en la segunda parte, cambia el ambiente. “Solemne y moderado” describe Mahler este tercer movimiento cuya inspiración le vino, en palabras propias, del cuadro burlesco El entierro del cazador, muy popular en el sur de Alemania.

Dice Mahler: “Los animales del bosque acompañan el ataúd del montero muerto a la tumba; las liebres llevan la banderola, delante de una orquestina de músicos bohemios, acompañados de gatos, sapos, cornejas, que tañen diversos instrumentos; mientras, ciervos, venados, zorros y otros animales del bosque escoltan el cortejo en actitudes cómicas”. Para tan fantástico cuadro, Mahler se sirve de la canción francesa de ronda Frère Jacques, grotescamente distorsionada en un lúgubre tono de re menor. Cuando la procesión se aleja, la atmósfera se torna soñadora y es entonces cuando escuchamos, arropada de manera casi mágica, la canción última del ciclo Lieder eines fahrenden Gesellen, la que comienza así: “Die zewi blauen Augen” [“Los dos ojos azules”].

Pero Mahler adopta la secuencia central de la melodía, aquella que evoca un tilo al borde del camino, donde al fin el caminante pudo reposar, mientras los capullos de la flor del tilo, cual copos de nieve, se posaban lentamente sobre su rostro, haciéndole olvidar “el amargo dolor” de la existencia.

Cuando se han desvanecido los últimos ecos de la canción, de súbito, como el grito de un corazón herido en lo más profundo, toda la orquesta estalla en un grito salvaje. Es el Allegro tormentoso, que Mahler resume, en su programa, con estas palabras: “Dall’inferno al paradiso”. Esta tormenta de la naturaleza, en realidad una tormenta del alma, se remansa en maravillosos interludios líricos, con una culminación de gran eliocuencia en el re bemol mayor. Sobre la figura 39 de la partitura retorna la música de la naturaleza, que abriera la sinfonía. Un rasgo notable de este movimiento es el trémolo en forma cromática que deriva del final de Das klagende Lied, una suerte de cantata escrita por Mahler hacia 1880. Si en la obra vocal tal instante suponía un enorme lamento (“Weh”), en la sinfonía su presencia aporta un eco siniestro y amenazador. Hay asimismo abundantes pasajes de fanfarrias, hasta desembocar (figuras 49 y siguientes) en un clímax triunfal que cierra la sinfonía con una afirmación poderosa de fe en la existencia.

Detrás de este programa percibimos ecos del Titán, la novela de Jean-Paul, el gran adversario del clasicismo literario. La experiencia del protagonista, Roquairol (que al final de la novela se suicidará), refleja la dualidad del pensamiento del escritor, que se debate entre el mundo de lo real y de lo fantástico. El rechazo del juego estético, tanto del romanticismo como del clasicismo, la invocación de la Antigüedad como medio de salvación moral, han impresionado profundamente al joven Mahler, quien ha vuelto repetidamente sobre la partitura original, acortándola (de cinco a cuatro movimientos), después de su estreno en Budapest, el 20 de noviembre de 1889. La primera revisión fue dirigida, en Hamburgo, en octubre de 1893, siendo anunciada como “Titán, poema musical en forma de sinfonía”. En junio de 1894, se descubrió la obra en el Deutscher Musikverein de Weimar, en la versión de cuatro movimientos (suprimido ya el “Blumine”). Entre 1896 y 1899 la obra sufrió nuevas revisiones. Actualmente la obra se escucha en su versión definitiva, que incluso prescinde del subtítulo “Titán” (eliminado por Mahler para la ejecución vienesa en 1900). Las numerosísimas versiones discográficas de esta sinfonía siguen la edición final, aun cuando existen algunos registros (Ozawa para Deutsche Grammophon y Lehel para Hungaroton) que recogen el movimiento “Blumine”.

La Primera sinfonía, obra algo desigual, es el primer testimonio sinfónico completo que nos ha llegado de Mahler. En ella se apuntan varias constantes de su arte más maduro: la mezcla de ironía y tragedia, de lirismo apasionado y de tremenda grandilocuencia, la referencia al mundo infantil y a la canción popular. Para Bruno Walter —que abrazó la “causa” mahleriana a raíz de haber escuchado esta obra— el último movimiento e “Titán” está regido más por la emoción que por la arquitectura sinfónica. En todo caso, está fuera de duda el carácter de “credo” personal de esta música, que el mismo Bruno Walter concibe como una especie de Werther mahleriano. Es al tercer movimiento, con su alternancia de Lied y marcha fúnebre en “canon espectral”, al que concedemos mayor interés y novedad. Sabemos que fue la parte que más sorprendió al público el día del estreno. El propio Mahler, un año antes de morir, escribió a Bruno Walter, acerca de esta Primera sinfonía: “Quedé más bien satisfecho de este ensayo juvenil. Para mí es una experiencia curiosa dirigir una de esas obras. Una sensación de doloroso ardor se cristaliza. ¡Qué extraño universo se refleja en esos sonidos y en esas figuras! ¡La marcha fúnebre y la tormenta que le sigue son una feroz requisitoria contra el Creador!”.

¿Cabe mejor descripción de esta música?

Artículo extraído del libro de Gonzalo Badenes “Programa en Mano” editado por Rivera Editores.

Incoming search terms:

  • mahler sinfonia 1
  • titan partitura
  • comentario del tercer movimiento sinfonía no1 mahler
  • sinfonia de gustav mahler para un cuadro
  • partitura da sinfonia titan
  • mahler sinfonia 1 partituras
  • gustav mahler sinfonía 1 para saxo
  • gustav mahler nombres propios poemas las que se conoce sus sinfonías
  • descargar 1ra sinfonia de mahler
  • videos musica Gustav Mahlde/1sinfonia
Esta entrada fue publicada en Partituras. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>